El 70% de los ataques informáticos se dirigen a las pequeñas y medianas empresas, ya que únicamente el 40% de los sistemas de seguridad de estas empresas están bien asegurados. Por ello los hackers centran sus ataques en este tipo de empresas debido a su desprotección informática.
En España el año pasado se registraron más de 70.000 agresiones cibernéticas, colocándolo así en el 3 país del mundo con mayor recepción de ataques.
Las medianas y pequeñas empresas no son conscientes del peligro al que se enfrentan al no contar con una seguridad adecuada de sus infraestructuras digitales.

Fuente