Nikola Tesla imaginó y trabajó mucho para eliminar el cableado en las comunicaciones y en las transmisiones de energía. Su primer deseo se cumplió y bien, y el segundo empieza a hacerse real, gracias a sistemas que son capaces de transmitir energía en ondas.

Éste sueño, se ha logrado, sin embargo, gracias a un sistema creado para la comunicación: el Wifi que hay en todas las casas. Unos investigadores de la Universidad de Seattle (EEUU) han logrado alimentar dispositivos pequeños como los que usan los electrodomésticos pequeños, mandos a distancia y las pilas de botón.

A éste sistema se le ha nombrado PoWiFi (acrónimo en inglés de “alimentación a través de WiFi), y logra alimentar pequeños dispositivos hasta en una distancia de 8,5 metros, para ello, los investigadores han creado un sistema que almacena la energía procedente de la WiFi y la suministra continuamente sobre las baterías.

Los investigadores presumen de que éste sistema es compatible con el uso tradicional del Wifi y no supone diferencia en el rendimiento del mismo, sin embargo, el profesor Jose Manuel Riera defiendo que ésto solo sería posible en casas aisladas como en las residencias habituales de EEUU, en residencias con muchos vecinos sería inviable por la cantidad de interferencias que se producirían, “nuestro router cuando no usamos internet solo utiliza un 1% del tiempo de transmisión. Se producen desconexiones de milésimas de segundo que utilizan otras redes para conectar” defiende, “y para transmitir energía necesita que lo haga de forma continua“.

Éste sistema realiza la transmision de ondas en la banda de frecuencias ISMC, que son las frecuencias que utilizan WiFi, Bluetooth y ZigBee. Como la legislación de EEUU y Europa no limita su uso en las comunicaciones éste sistema se podría usar para alimentar pequeños dispositivos.

Por contra, habría que aumentar mucho las limitaciones de potencia para poder lograr cargar un dispositivo como un Smartphone, hoy día los limites establecidos son de 100 milivatios, y un teléfono inteligente precisa de 4 o 5 V, un millón de veces superior.

Que las ondas Wifi se transmitan en ondas en todas direcciones hacen que se puedan usar para diferentes dispositivos colocados en diferentes lugares cercanos, pero limitan la potencia que son capaces de alcanzar.

Pese a todo, la investigación supone un gran avance para dar soporte energético a pequeños dispositivos como la domótica y en otras aplicaciones en el internet de las cosas.

Fuente