Un informe elaborado por un equipo de expertos pone en evidencia que las conexiones WIFI de hogares y empresas pueden ser fácilmente hackeadas, accediendo las manos ajenas a información sensible que por ellas circula. Se le ha denominado como ataque KRACKS y logra que el conocido protocolo de seguridad para redes inalámbricas WPA2 (el más seguro hasta la fecha y el más extendido) pueda ser engañado de forma que se permita el acceso a equipos no autorizados. Este método puede emplearse para robar información sensible del usuario, como números de tarjetas de crédito, correos electrónicos, contraseñas, conversaciones de chat… 

La gravedad es enorme porque el WPA2 es un protocolo que se presuponía seguro, explica Fernando Suárez, vicepresidente el Colegio Oficial de Ingeniería Informática, aunque por fortuna, el usuario puede adoptar algunas medidas para protegerse. Según Fernando Suárez “Lo primero es intentar conectarse únicamente mediante redes móviles (3G, 4G)”, no afectadas por el ataque, “e intentar hacerlo en webs cifradas mediante HTTPS, y siempre que sea posible, a través de VPN”.

El mejor consejo es mantener las plataformas actualizadas a la última versión en la confianza de que los fabricantes adopten soluciones de manera urgente.

Fuente